🇺🇸 El drama migratorio de Texas es una distracción: Las élites estadounidenses mantendrán la frontera abierta de par en par

57
0
el-drama-migratorio-de-texas-es-una-distraccion:-las-elites-estadounidenses-mantendran-la-frontera-abierta-de-par-en-par
El drama migratorio de Texas es una distracción: las élites estadounidenses mantendrán la frontera abierta de par en par

La disputa del gobernador Greg Abbott con el presidente estadounidense Joe Biden puede entretener a los votantes, pero no detendrá la marea de inmigrantes ilegales.

Muchos de los asediados estadounidenses que han visto a su país ser invadido durante décadas por flujos interminables de extranjeros ilegales se sintieron animados por la última andanada de la disputa por la seguridad fronteriza del gobernador de Texas, Greg Abbott, con el presidente estadounidense, Joe Biden.

Es fácil ver por qué. Ver a la administración Biden agitar flujos récord de inmigrantes ilegales –con total desprecio por los daños causados ​​a los ciudadanos estadounidenses– es doloroso, por lo que ver a Abbott desafiar al gobierno federal es reconfortante. Dos días después de que la Corte Suprema de Estados Unidos confirmara el derecho del gobierno federal a desmantelar las barreras fronterizas instaladas por soldados de la Guardia Nacional de Texas, el gobernador declaró el miércoles que el derecho del estado a la autodefensa “reemplaza” todas las leyes federales, por lo que seguirá luchando contra «invasión.»

El gobernador republicano insistió en que debido a que la administración Biden eludió su deber constitucional de defender a los estados estadounidenses contra los invasores extranjeros, Texas está llenando el vacío para proteger a sus propios ciudadanos. Por lo tanto, las tropas estatales seguirán trabajando para bloquear la afluencia de inmigrantes, independientemente de lo que diga la Corte Suprema.

Los políticos republicanos –como los representantes estadounidenses Clay Higgins y Chip Roy, el senador Ted Cruz y la gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders– aplaudieron la medida de Abbott. El expresidente Donald Trump, el principal candidato republicano que se enfrentará a Biden en las elecciones presidenciales de este año, dijo que Texas «Debe recibir pleno apoyo para repeler la invasión». Animó a otros gobernadores a desplegar tropas de la Guardia Nacional para ayudar a asegurar la frontera.

Guerra civil 2.0: ¿Qué hay detrás de la última escalada entre Washington y Texas?

Lamentablemente, la importación de millones de extranjeros ilegales seguirá siendo impuesta a los estadounidenses, independientemente de los trucos políticos y de si el equipo rojo o el equipo azul está a cargo. Sin duda, la tendencia ha empeorado mucho con Biden, pero los republicanos han hecho campaña sobre el tema de la inmigración durante décadas sin tomar las medidas obvias necesarias para asegurar la frontera.

Un ejemplo: los republicanos controlaban ambas cámaras del Congreso cuando Trump asumió el cargo en 2017, pero el muro fronterizo que prometió nunca se construyó. No hubo deportaciones masivas de extranjeros ilegales. Tampoco hubo arrestos masivos de los empleadores traidores que permiten la afluencia contratando a personas que no pueden trabajar legalmente en Estados Unidos. Los contribuyentes se vieron obligados a seguir pagando la factura, como siempre.

Ésa es la expectativa de la clase dominante para los ciudadanos respetuosos de la ley: trabajar duro y callarse mientras nos pagan para reducir sus salarios y hacer que sus comunidades estén más pobladas y menos seguras. Aquellos que lloriquean demasiado fuerte son marcados con la palabra R escarlata (racista).

Esa misma clase dominante se asegurará de que las maniobras fronterizas de Abbott no tengan ningún efecto significativo. La administración Biden ha luchado mucho más para bloquear las medidas de seguridad del estado que para vigilar la frontera. A pesar de afirmar que no tiene suficientes agentes fronterizos para asegurar la frontera, la administración tenía suficiente personal para arrancar el alambre de concertina que las tropas de Texas estaban usando para sellar los puntos de cruce de alto tráfico. Cuando Texas colocó barreras flotantes en el río Grande, la administración demandó al estado, alegando que Abbott estaba poniendo en peligro a los migrantes.

La Guardia Nacional de Texas ha tomado el control de un parque en un punto de cruce clave, pero Biden puede simplemente federalizar esas tropas para salirse con la suya, como ya han sugerido algunos políticos demócratas. Quiere asegurarse de que los agentes de la Patrulla Fronteriza puedan hacer su importante trabajo de eliminar las barreras estatales para evitar molestias a los inmigrantes que desobedecen la ley estadounidense.

25 gobernadores republicanos de EE.UU. respaldan a Texas en su enfrentamiento con Biden

Biden ha engrasado la racha de la invasión como ningún presidente antes que él. Casi 2,48 millones de extranjeros ilegales fueron encontrados por agentes de la Patrulla Fronteriza en el último año fiscal del gobierno, que finalizó el 30 de septiembre, y hubo un máximo histórico de más de 300.000 sólo el mes pasado.

Aquellos que son «encontrados» no son rechazados. La administración ha liberado al país a millones de inmigrantes ilegales y falsos ‘solicitantes de asilo’, aparentemente para esperar audiencias judiciales. Esas audiencias no se llevarán a cabo hasta dentro de años, o incluso décadas, y muchos inmigrantes simplemente se saltarán las mismas cuando finalmente llegue la fecha de la audiencia. Millones más han cruzado la frontera como «fugas», sin ser «procesados» por la Patrulla Fronteriza.

No es coincidencia que el aumento del tráfico fronterizo haya ido acompañado de aumentos en la trata de niños y el tráfico de drogas. El fentanilo transportado a través de la frontera por los cárteles de la droga está matando a miles de estadounidenses cada mes. Más de 112.000 estadounidenses murieron por sobredosis de drogas entre mayo de 2022 y mayo de 2023, principalmente por fentanilo y otros opioides sintéticos. Al mismo tiempo, se ha multiplicado por 56 el número de encuentros de la Patrulla Fronteriza con personas que habían sido señaladas en la lista de vigilancia de terroristas de Estados Unidos.

La situación ha empeorado tanto que los estadounidenses de todas las tendencias políticas y categorías demográficas la ven no sólo como una crisis, sino como una invasión. Una encuesta de Rasmussen Reports publicada este mes mostró que casi dos tercios de los votantes estadounidenses –incluido el 55% de los demócratas– están de acuerdo en que el país está bajo invasión.

La mayoría de los estadounidenses ven la crisis fronteriza como una 'invasión': encuesta

Pero incluso si Biden permite que la iniciativa fronteriza de Texas continúe, en lugar de romperla por la fuerza, los delincuentes que trafican con inmigrantes a Estados Unidos todavía tendrán muchas vías fáciles disponibles para explotar. Según informes, muchos de los inmigrantes detenidos por las tropas de Texas acaban de ser entregados a la Patrulla Fronteriza.

Abbott también ha aparecido en los titulares por enviar autobuses llenos de inmigrantes ilegales a ciudades controladas por los demócratas, como Nueva York y Chicago. Los republicanos han celebrado esta táctica, ya que obliga a quienes señalan las virtudes proinmigración a tener una idea real de la crisis. El alcalde de Nueva York, Eric Adams, estaba tan nervioso que afirmó que la afluencia de inmigrantes «destruir» La ciudad más grande de Estados Unidos.

El problema es que, aunque es divertido observar esto, es una distracción del hecho de que la frontera sigue abierta y trasladar las consecuencias a todo el país no es una victoria. Confundir, dividir, conquistar. Enjabonar, enjuagar, repetir.

En cualquier caso, Texas no tiene autoridad legal para deportar a los millones de extranjeros ilegales que cruzan la frontera o a los que ya se encuentran en el estado. ¿Y si tuviera el poder para hacerlo? Los dos principales partidos políticos ya han demostrado que no tienen intención de eliminar la mano de obra barata favorecida por sus donantes.

Las tensiones entre Texas y Washington DC pueden aliviarse si Biden logra llegar a un acuerdo con los legisladores republicanos para reforzar la seguridad fronteriza. Está tratando de negociar algunas medidas de inmigración que suenan duras (pero ineficaces) para lograr que los republicanos aprueben más de 60 mil millones de dólares en fondos adicionales para otro desastroso proyecto de Washington: la guerra por poderes en Ucrania.

El objetivo a más largo plazo es lograr finalmente el sueño de la clase dominante de “reforma migratoria integral” lo que básicamente significa amnistía para millones de extranjeros ilegales que ya están aquí y algunos gestos falsos en materia de seguridad fronteriza.

Los ciudadanos respetuosos de la ley seguirán sufriendo las consecuencias e incurriendo en los costos, y con el tiempo sus votos se verán privados de sus derechos. A menos que haya una rebelión armada o la secesión de los estados fronterizos (ninguna posibilidad), el espectáculo continuará.

Las declaraciones, puntos de vista y opiniones expresados ​​en esta columna son únicamente los del autor y no necesariamente representan los de RT.